Juan de Mariana, Poema


Mariana
A mis amigos todo, a mis enemigos la ley 
Proclamó el gobernante 

A mi Rey, lealtad, Al Tirano la muerte 
Respondió el valiente sacerdote 

La escuela del poder nos dió las tinieblas 
La escuela del espíritu nos dió la luz 

Silencio en el monasterio, Estudios en la academia 
Su mente nutrieron 
Las colinas y el aire de Toledo 
Su alma disciplinada

                                                Alejandro Chafuen
Comments